Proyecto barco, ciencias vivas

El pasado sábado nos encontramos con varios libros increíbles y a un precio inmejorable en la venta de la biblioteca pública del barrio. Entre los títulos encontré varios libros de lo que llamaría “ciencias vivas” porque tratan de experimentos, otro de clasificación de pájaros y otro de las estrellas.

El de ciencias es muy viejito y huele un poco a rancio, pero es una joya. Nos encontramos varios experimentos muy sencillos y qué os voy a contar cuando veo uno de un BARCO. Ahí se me encendió la bombilla (o se me prendió el foco), depende desde de qué parte del mundo hables español, e hicimos el experimento para el reto quincenal que es del barco esta vez.

El barquito había que hacerlo con papel albal (aluminio) y poner un poco de jabón como motor. Yo pensaba que iba a moverse más rápido, y las niñas también, pero moverse se movió, y luego le empujaron, claro. La explicación era que el agua manchada de jabón empuja al agua clara. Quizá debíamos haber mojado el jabón un poco, o ponerlo más bajo para que soltara más al agua.
Y hoy con una aguja hemos visto cómo puede flotar al igual que algunos insectos, como mosquitos u otros con patas finas pueden caminar sobre el agua porque se quedan sobre la película que tiene el agua hasta que el peso la rompe. Al principio no nos salía, la aguja se hundía, pero tras varios intentos y depositándola como decía el libro con un tenedor cuidadósamente, por fin la vimos flotar. Hasta que, claro, las niñas la hundieron, 😉

2 comentarios en “Proyecto barco, ciencias vivas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s