Ni listas ni resoluciones

Es el mes y la época, digo yo,en la que veo diversos blogs con las listas de lo leído en el 2012, de lo que se ha hecho y lo que no, y luego las listas de los libros del 2013, y los propósitos para el nuevo año.


No digo que sea una bobada tener listas y propósitos. Muy al contrario, me parece inspirador, hasta cierto punto, ver fotos y leer de personas que se reteorganizan, con sus listas, sus emprendimientos, sus quehaceres y metas. A veces soy una de ellas y os traigo que si los planes de estudio de segundo, que si estoy escribiendo o recopilando tal o cual cosa… Pero digo hasta cierto punto porque concibo que se puede ser organizado y eficaz sin utilizar ni tanta lista, ni tanto planificador, ni ná de ná. Será lo del lóbulo derecho dominante, pero muchos de nosotros vamos por la vida con nuestros entuertos y desentuertos pero sin planeador ni lista que los dé cobijo. Son estilos.

Tampoco es que esté perdida, ojo. Sí, tengo unos papeles en un espiral con la planeación de las niñas que me ayudan a situarme, pero lo cierto es que interiorizo nuestro horario igual que he llegado a interiorizar las tareas domésticas, porque como digo, por personalidad, no me gustan las listas, a mí, a mí, me encorsetan. A otros sé que las listas les liberan y son las que les permiten gozar de gran flexibilidad. O puede que sea que mis listas son inmateriales… toma, ahora sí que me quedó exotérico. En serio, las tengo en mi mente, o como canta Sinatra, “Under my skin”.

Pero este año, (paradoja, también esto es una resolución, ¿no?), este año digo, no quiero traeros grandes entradas sobre currículo (quizá luego me arrepienta, ja ja ja), y también tengo pensado escribir corto y conciso. ¿Por qué? Porque de los blogs variados que leo, uno de ellos que tiene pocos seguidores, pocos comentarios, y entradas diversas, disfruto de las entradas cortas y personales en especial. Aunque no es cierto que no goce y aprenda leyendo algo más extenso, sobre todo si el tema me super interesa, o si estoy subscrita por email, porque he llegado a la conclusión de que en email muchas cosas se leen mejor que en los blogs, sobre todo los de fondo oscuro, o los de letras pequeñas (o será ya mi edad, je je je). También agradezco que lo que leo esté salpicado de imágenes.

Así que en vez de listas de libros, una reseña según va viniendo. En vez de currículo y planes, un parrafito o dos sobre cómo van las cosas, si hay dicha o llanto en casa, en qué andamos, y sí, alguna que otra digresión y diatriba como siempre sobre la educación y el mentado homeschooling y temas relacionados. Esto es lo que podéis esperar este año, a ver si me sale.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s