Categoría: Blogroll

Aprendizaje Supraescolar y Socialización

A la vez que os presento a Priss González y su blog Aprendizaje Supraescolar, os dejo también con su último artículo sobre la socialización, y ya que ha tocado este tema, me apunto a comentar también.


Por lo general, después de educar sin escuelas por un tiempo, el asunto de la socialización nos aburre y cansa soberanamente. No podemos negar que haya jóvenes que por sus circunsancias personales no tengan gran contacto con otros jóvenes porque en la calle a horas de escuela sólo están los pandilleros y gamberros, o que carezcan de ofertas para su edad académicas, gratuítas o pagadas, suficientes para hacer sus días y semanas interesantes. Si tus hijos adolescentes estuvieran en mi grupo, lo último de ayer en un correo es una madre formando un grupo de chicos para tomar juntos clases en deportes acuáticos como scuba, etc. Mañana vamos a unas horas de juegos de mesa para todas las edades, hay grupos que van a jugar a los bolos, otros a patinaje, películas, teatro… que me mareo de leer toda la oferta. Y para los adolescentes no sólo de ocio, sino académica, como clases de Latín, biología en el garaje de unos padres, club de ajedrez, una conferencia de cómo educar a tu hijo en high school, currículum, examenes libres, etc. Pero ¿de qué hablábamos?….ah, sí, de socialización, (bostezo), se me olvidaba, perdonen.

Ayer entré en una tienda de guitarras, y me atendió una joven de unos 15 o 16 años con una soltura, conocimiento y un encanto admirable. Bien podía estar estudiando detrás del mostrador en el tiempo libre. Ya ni pregunto si es homeschooled porque últimamente parece que lo raro es ir al cole por estos barrios. El día de parque para los niños de entre 5 y 8 en nuestro grupo, sí, tenemos 350 familias en el grupo en mi barrio de 27 kilómetros cuadrados, y estamos divididas en subgrupos para algunas cosas. Yo vivo en una urbanización de Houston, y hay grupos en las urbanizaciones colindantes y en la zona centro. De acuerdo con un estudio en el 2009, había por entonces 300.000 niños en edad escolar educados en casa en Texas. Y España es del tamaño de Texas. Pues ese día hace dos viernes, el parque parecía un patio de recreo, pero sin silbatos ni peleas, y en caso de conflicto estaban las madres (incluso algunos padres) de ambos niños para hablar con ellos. Mis hijas jugaban con un niño simpatiquísimo que resultó que su madre me dijo que era autista, y que su autismo le hacía que jugara peor con varones de su edad, y mejor con niños mayores o menores, y sobre todo con niñas. Nueve familias con hijos ADD, ADHD, autismo, ‘gifted’ o superdotados, se unieron este año, los han sacado de la escuela porque hasta las maestras, imagino quemadas y desbordadas por las demandas irracionales a que son sometidas aquí, terminan reprochándole a los padres por el susodicho comportamiento de los hijos.

Cada vez es más imposible acomodar a los niños en su diversidad con las restricciones a las que someten a los maestros. Y niños que, hasta la entrada en el colegio eran felices, adaptados, en su tiempo de escolarización presentan casos de depresión, ansiedad, y problemas diversos, pero que afortunadamente vuelven a disfrutar y aprender una vez sacados de un entorno que claramente está destruyendo su sociabilidad y su capacidad de aprender. Igualmente había muchas familias con hijos que, como nosotros, nunca han asistido a un colegio, no que no vayan a clases de algún tipo.

Cuando quienes prescindimos de escuelas para educar somos confrontados sobre la socialización, muchas veces quienes tienen verdaderas dudas son los cuestionantes, no los cuestionados.

Muchos de quienes educamos a nuestros hijos somos por naturaleza grandes socializadores. Al ser esta una opción ‘relativamente’ minoritaria (más en algunos países que en otros), enseguida buscamos a otras personas afines, como dice Priss que es parte de la socialización, para compartir, comentar, y convivir. De hecho hay años en los que nos pasamos de tanta actividad extraescolar en nuestro empeño de que los niños tengan una participación sana con grupos de su edad o diversas, y para que no nos tachen de encerrarlos en el ático y dañarlos para el resto de sus vidas criándolos en una burbuja.

El quid de la cuestión es, cuando me preguntan que cómo van a socializar, que están pensando también si no estaremos sobreprotegiéndolos. Lo que sorprende es más bien el ver que alguien es capaz de rechazar la norma, que es la escuela, y rechazar así las reglas sociales establecidas, y deliberadamente negarse a que sus hijos se ‘ajusten’ socialmente a lo que hoy en día consiste en ser niño y adolescente. Lo que soprende es que cuestionemos la validez de las pautas sociales aceptadas mayoritariamente en los grupos de presión que componen las aulas llenas de niños y jóvenes de la misma edad, con un puñado de adultos al frente que, como bien dice Priss, más que enseñarte a socializar están intentando en gran parte transmitirte una serie de conocimientos que uno debe empollar para soltar en un examen o cumpliendo lo más dignamente posible con los requisitos impuestos.

Porque los que nos cuestionan nos dicen que las escuelas es donde están los expertos, y sin ellos no pueden los niños aprender las materias, y por otro lado nos vienen con que en la escuela es donde socializan. Pero otros dicen, no, educarlos en las normas y respecto, o socializarlos, eso lo hacemos en casa, el colegio está para enseñar, porque tú no sabes matemáticas, latín, biología, y los maestros sí. Cambian la pelota. Ahora viene la acusación de la socialización, ahora la del aprendizaje. Pues ni que mandáramos salvajitos de cuatro y cinco años a las escuelas, cuando muchos niños antes de entrar en ellas ya pueden leer, HABLAN, (sí increíble, ¿verdad?, sin ayuda de logopedas), saben mil cosas sobre animales, insectos, dinosaurios, trenes, vida doméstica, etc. Y ni que al salir del colegio todos sepamos tantas matemáticas, historia, latín, biología que apabullamos, señores.

Te has preguntado que puede que ni aprendizaje ni socialización sean exclusivos de ninguna institución que es de reciente creación, sino que podrían darse en muchísimos otros escenarios. No, la mayoría de acusadores profesan la psicología barata, no se dignan a convivir con nuestros hijos para ver que la prueba está en el pastel o pudding, y comprobar que muchísimos niños que no han ido a escuelas no carecen ni de conocimientos ni de capacidad de convivir con otros.

Así que la pregunta enmascara las dudas del que la formula o desprecio por los valores sociales y religiosos de las familias que educamos en casa, y no pueden asumir que haya niños que se eduquen y crezcan en la integridad de nuestras convicciones. Es la lucha familia-escuela, y para muchos los valores y forma de ser existentes en los colegios supone una superioridad frente a los valores y forma de ser promovidos en la casa, y muchos saben que la mano que mece la cuna mueve el mundo. Ay, pero mejor no digo esto, que me recuerda a la película con Rebecca de Mornay tan espeluznante.

Hay quien pregunta con asombro, porque nunca ha contemplado esta posibilidad, obedecen una ley ciega de que en la vida uno nace, crece, va al colegio, con suerte a la universidad, consigue un trabajo seguro, se casa, tiene hijos que van al colegio, a la universidad… y el ciclo sigue. Otros cuestionan con mordacidad, conscientes de que nuestros hijos serán diferentes y no tendrán miedo de serlo, y tratan de disuadirnos, sembrar dudas, de hacerlo difícil, hasta el punto de denunciar y llevar un caso al juzgado de ABANDONO FAMILIAR. Sí, así de dogmáticos e intolerantes se muestran otros frente a lo diferente y desconocido. Otros preguntan convencidos de que su opción es la perfecta. En fin, sueño con que algún dia se liberase el tema de la socialización, que lo sacásemos del binomio escuela-no escuela. Ojalá y llegara el día en que no se pensara que esto es un problema del homeschooling, junto con el abuso familiar. Porque que no me vengan con idioteces, por favor, el homeschooling no es algo que esté creando una crisis social, un grupo de inadaptados, ni la sombra o cobijo en que esconderse para delinquir, ni el caldo de cultivo de ninguna secta más que lo es la simple paternidad o maternidad irresponsable o un núcleo familiar disfuncional como lo ha sido en la historia de la humanidad.

En Malta no existe el homeschooling. Y diríamos que qué bien deben ir. Pues no. Hay un absentismo escolar altísimo, y las autoridades no hacen nada. Muchos niños viven en condiciones infrahumanas, en hogares sin condiciones mínimas de higiene. Otros dejan de ir porque no conectan con lo que se ofrece, dado que sus familias son analfabetas, y ellos sólo van de suspenso en suspenso. Imagino que habrá los casos que haya de abuso. ¿Necesitan el homeschooling para delinquir? NO. El homeschooling ¿traería a Malta problemas de socialización? No creo que diferentes a los que ya tienen. Bien al contrario, sé de familias que ni siquiera conocen que hay lugares donde educamos en casa, y muchos niños que sufren en las escuelas quizá pudieran volver a ser felices sin tener que asistir a las mismas. Por el momento, nadie que yo sepa, volveré si Dios quiere a indagar pronto cuando vayamos, se ha planteado el hecho de que los niños pudieran ser educados y socializados prescindiendo de escuelas.

Ay, pero es que esto del homeschooling es algo que cuestiona, remueve las aguas del poder, y pone el dedo en la yaga que más duele, por eso por mucho tiempo seguiremos oyendo la preguntita famosa, ¿y cómo van a socializar?

 

Blogroll

Intento de BLOGROLL. Me faltarán muchos, por eso no os dé vergüenza decirme que añada vuestro blog y también si hay enlaces que no funcionan, POR FAVOR. Gracias.

EDITO: la mayoría los saqué del blog Homeschooling in Spain de Meni, ella sí que se lo trabajó de lo lindo. Decidme si me faltan los vuestros.

Blogs de familias HOMESCHOOLERS o sobre HOMESCHOOLING

          Blogs y websites sobre CHARLOTTE MASON

Blogs en español

Traducciones gratuitas en este blog,

Si recomendáis algún otro blog o página web de homeschooling en español, dejadme saber en los comentarios. Gracias.