Categoría: metodología

Entretenimiento y aprendizaje II

Segunda entrada de la serie en la que expuse estos puntos:

  1. Que el currículo que se utiliza hoy en día no es relevante, que es obsoleto.

  2. También se ha dado en pensar que la forma en que se presenta es anticuada. 

  3. Otra conclusión muy extendida es que las materias que se estudiaban antaño son muy difíciles y que los niños no vienen preparados, que han cambiado. Que como ésta sociedad es diferente, el contenido y la forma de la enseñanza deben cambiar y adaptarse a los tiempos modernos. 

  4. Que debemos enseñar algo ÚTIL, con tecnologia MODERNA, y SIMPLIFICADO y ADAPTADO al nivel, intereses y edad del niño.


1. Que el currículo no es relevante, que es obsoleto.

El conocimiento no está sujeto a modas ni épocas. Sí, en todo momento hay aspectos culturales que formarán parte de lo aprendido y que variarán de región a región, de país a país, de época a época, pero mientras el mundo es mundo los elementos que componen una educación fecunda y relevante siempre llevarán consigo lenguas, historia, poesía, lógica y matemática, ciencias.

Precisamente son los cambios al currículo hechos en los años modernos los que han destrozado la educación. Al comenzar a medir a los niños lo sabido, al surgir medidas estándard que dicen qué tiene que saber un niño a cada edad, y al ver que por ejemplo, algunos niños no parecen saber cosas fáciles y básicas para otros, al menos a la edad que se estima media para saberse lo que sea (las letras, sonidos, los números, etc), se piensa que es problema del currículo, y comienza a rebajarse o a considerarse miopemente pequeñas metas de contenido tangibles, cuando una verdadera educación rebasa estas medidas y expectativas.

Luego está lo clásico de que esto no sirve para nada, lo de más allá tampoco… Tontería supina. Lo que hace al hombre hombre no es ni lo práctico ni lo tangible. Al menos no tomado como algo aislado y con valor sólo si sirve para hacer salchichas tipo cadena de ensamblaje. ¿Para qué sirve leer Tanglewood Tales, el mito de Jasón, los argonautas y el vellocino de oro? Esa pregunta es la que no sirve. Yo me pregunto… ¿puede alguien vivir sin haber leído un salmo, o escuchado a Bach? ¿merece la pena vivir sin haber deseado la comunión con lo bello y lo justo?, ya sea poniendo un mantel lindo al recibir una visita, leyendo un poema en soledad, o bañando a un bebé y cantándole canciones de cuna antes de dormirlo en tus brazos, o poniéndonos a nosotros mismos en segundo plano detrás de la felicidad y bienestar del otro (padre, hijo, amigo…).

La educación es el ansia insaciable por saber, aprender, esa comunión de ideas. Y cuanto más educación, más acción también. El saber nos conecta a los creyentes con Dios, también con otros y con el mundo.

Actualmente el currículo manejado en muchas escuelas es raquítico, malnutrido, aburrido, y bajo ese análisis, OBSOLETO, porque al niño le viene corto. En contrapartida, los libros que leemos en casa y las actividades que hacemos, son algo que tiene más años que Matusalén todo junto, y no puede ser más relevante aprender sobre quienes aprendemos, observar lo que observamos, y disfrutar de lo que disfrutamos. Las conexiones, los procesos, eso no caduca. Y hacerlos en el vacío no se puede. Es decir, aprender a pensar y razonar, y los procesos, se ha de ejercitar con un contenido. Es como el proceso físico de comer y masticar, que yo sepa en el aire es ridículo ejercitarlo. Y como hay que hacerlo con alimento, procuremos que sea lo que ha pasado la prueba de fuego de los tiempos y no siempre caldo rebajado o golosinas azucaradas. Si el alimento es muy pesado, es que no estamos tomando en cuenta la digestión, el tiempo y la cantidad, no porque el currículo sea obsoleto.

Muchos homeschoolers, por disponibilidad de tiempo y libertad de elección, estamos desafiando la mentalidad utilitarista, y nos entregamos al estudio del latín, griego, hebreo… el cielo es el límite, y nos servimos de los clásicos rancios y aburridos, que de rancios y aburridos no tienen nada. El tostón es leerlo por la fuerza, hacer resumen y examen, y que te los mande un profe que ni él se los ha leído y por consiguiente no tiene ni idea de lo que encierran.

Hoy, en nuestro capítulo primero de Edgewood de Life of Fred, el autor cuenta cómo él, que se licenció en matemáticas, sacó varias ces (o suficientes) en su carrera, y dice que fue en la clase de los profesores aburridos… según él, todas las asignaturas se pueden enseñar de manera entretenida o aburrida, y a continuación pone unos ejemplos muy simpáticos de cómo enseñar historia, inglés, música, etc. de forma aburrida. Incluso PIZZA, ja ja ja, que según él siempre sería una delicia aprender sobre ella, se puede hacer aburrido si le dices a los niños, bien, ahora memorizad todos los quesos que empiezan con G (y lista muchísimos, eh), y anotad equis tiempos y tales cantidades… En fin, la idea es que no hay más que distanciar a la persona de la fuente original del conocimiento o ideas, y pedirle que realice una serie de memorizaciones de forma exclusiva y aislada, y lo peor, estar todo el día de intermediario entre las ideas y el niño con nuestra charla aburrida. Entonces TODO sería (o es para muchos hoy en día), un auténtico suplicio aprenderlo.

Nota: en nuestro homeschool hay días y momentos en que se nos llega a poner todo algo así de aburrido y pesado, pero el currículo tengo muy claro que no lo es. Escucho a mis hijas emocionarse con la historia, las lecturas, las observaciones y paseos, la música que escuchan… si se nos vuelve todo pesado es cuestión de que no estoy respetando sus ritmos, su progreso, que estoy pidiendo mucho de este lado de la balanza y dejando desatendido el otro.

Y esto nos lleva al siguiente punto en la siguiente entrada, el de cómo enseñar el currículo, si es que, según he tratado de defender, una educación rica, liberal y clásica, sigue constituyendo hoy en día una educación relevante.

¿Es la vida moderna substituta de una educación verdadera?

Cindy escribió un artículo con varias ideas que rondan mi mente como por ejemplo la idea del tiempo libre para rumiar en lo aprendido, y otras que os comparto.

The whole point of leisure is that education takes time. This does not mean that the getting of information takes time but rather that it takes time to assimilate what has been accumulated. Without this leisure time, which may actually be time spent working, we cannot learn and will not learn.

La clave del tiempo libre es que la educación lleva tiempo. Esto no quiere decir que acumular información lleve tiempo sino más bien que lleva tiempo asimilar aquello que se ha acumulado. Sin este tiempo de ocio, que quizá hasta se pueda pasar trabajando, no podemos aprender y de hecho no se aprenderá nada.

De ahí pasa Cindy a comentar que el mayor problema con los maestros y profesores no es su bajo salario, más que todo es el dejar de someter al maestro a la tortura tediosa de hacedle que enseñe aquello que nadie quiere aprender.

Aquí escribe curiosamente algo muy semejante a lo que escribí de que a veces no tener mucho dinero o gran presupuesto puede ser una bendición.

Something I have realized this summer is that the fact that I had no money while educating my children ended up being a huge blessing rather than the curse it seemed like. This spring I bought many more items of curricula than in the past and now I am realizing that I will not be able to use this stuff and keep to a philosophy of true education. Not being able to seek out classes, co-ops and materials has kept my children simply reading, thinking and learning with time left to ponder. A hectic schedule steals that away from children. A liberal education is broad and full of knowledge but it is not hectic. Sometimes the business of modern life is a “substitute for education” in Charlotte’s own words. “The programme is immense and school life is limited.”

Algo de lo que me he dado cuenta este verano es el hecho de que no haber tenido dinero cuando educaba a mis hijos terminó siendo una bendición más que el limitante que parecía ser en su momento. Esta primavera he comprado mucho más currículo que en el pasado y ahora me doy cuenta de que no seré capaz de usar todo esto y mantener una filosofía de educación verdadera. El no poder costearme clases extra, co-ops y materiales mantuvo a mis hijos simplemente leyendo, pensando y aprendiendo, con tiempo de sobra para pensar y meditar  en todo aquello (leído, vivido y aprendido, añado yo). Un horario ajetreado roba este tiempo de los niños. Una educación generosa es amplia y llena de conocimiento pero no es ajetreada. A veces este asunto de la vida moderna es sólo un mal sustituto de la educación, en palabras de Charlotte Mason “el programa es inmenso y la vida escolar limitada.”

Por último Cindy nos comparte otra cita de Charlotte Mason sobre el conocimiento, “El conocimiento es aquello que sabemos; y el que aprende lo hace sólo mediante un acto definido de aprendizaje que realiza por sí mismo.” Y Cindy magistralmente lo analiza así:

Information is a single line. In order to have knowledge there has to be a connection or an intersection. Without that analogous relationship information is useless. And that brings me to wisdom. What is wisdom? Wisdom is a trinity!! Information, crossed with knowledge, crossed with understanding. “The mind appears to have an outer court into which matter can be taken and again expelled without ever having entered the inner place where personality dwells. Here we have the secret of learning by rote, a purely mechanical exercise of which no satisfactory account has been given, but which leaves the patient, or pupil, unaffected.” What does all this mean? It means that information or rote learning is worthless to the soul of man or worse than worthless, perhaps even evil.

La información es una sola línea. Para obtener conocimiento deberá haber una conexión o una intersección. Sin esa relación análoga la información es inservible. Y esto nos lleva a la sabiduría. ¿Qué es sabiduría? ¡La sabiduría es trinitaria! Información, cruzada por el conocimiento, cruzada por el entendimiento. “La mente aparenta tener una corteza externa en la que el contenido puede tomarse y de nuevo expulsarse sin haber entrado en el recinto interior donde yace la personalidad. Aquí tenemos el secreto del aprendizaje de memoria, un ejercicio púramente mecánico del que no se da una explicación adecuada, pero que deja al paciente o alumno igual que estaba.” ¿Qué significa esto? Quiere decir que la información o aprendizaje de memoria es inútil para el alma del hombre, o peor que inútil, quizá incluso dañina.


Nota: en una educación clásica verdadera como en una educación inspirada por Charlotte Mason, el aprendizaje de memoria tiene su lugar. Pero lejos de ser vacío, para Charlotte Mason lo que se aprende de memoria serían aquellas cosas que uno ama, que uno entiende, conectando entonces mente, personalidad y comprensión. Por ejemplo cuando aprendemos de memoria las beatitudes, los nombres de todos libros de la Biblia, un poema que nos gusta, o una canción, etc.

Cindy es una mujer con más de 25 años de experiencia educando en el hogar. Ella se considera una verdadera educadora cristiana clásica, por lo que Charlotte Mason la atrajo desde el principio, y su blog está repleto de escritos sobre puntos de coincidencia y divergencia entre una educación clásica y Charlotte Mason.

Para Cindy (y muchos otros) Charlotte Mason defiende una verdadera educación clásica o liberal (entendida como generosa, rica, orgánica). La conferencia CIRCE a la que asiste y en la que además participa como presentadora, ha planteado y plantea a lo largo del tiempo numerosos temas de relevancia en una educación clásica. En muchos de estos principios Cindy ha encontrado la inspiración y confirmación en los propios principios educativos de Charlotte Mason, los cuales Cindy, cuando comenzó a educar a sus hijos, puso en práctica escuchando primero su propia acorazonada y que tras los años ha seguido reforzando con su estudio de la obra de Charlotte Mason.